Fue en 2007 cuando el nombre de Thomas Beatie inundó los titulares de los medios de comunicación, luego de convertirse en el primer hombre legalmente documentado en quedar embarazado.

En 2008 dio a luz a una niña y en 2011 a otros dos bebés, y desde entonces su vida a acaparado las miradas.

Luego de numerosas apariciones en la televisión nacional e internacional, Thomas recibió tanto admiración como desprecio, incluso recibió amenazas de muerte y todo tipo de insultos en línea, por correo electrónico, Facebook y YouTube. Thomas mencionó: “Algunos de esos mensajes han sido aterradores… El FBI ha estado involucrado y ellos monitorean las cosas por nosotros. El mundo está lleno de gente loca”.

Su fama continuó con la publicación de un libro en 2008 y su aparición estelar en una serie francesa en 2016. Lamentablemente su vida personal no tuvo tanto éxito, pues en 2012 él y su esposa, Nancy, decidieron divorciarse tras nueve años juntos.

El divorcio de la pareja fue inicialmente bloqueado cuando el Tribunal Familiar del Condado de Arizona encontró que el matrimonio en sí no era legal debido al estatus de Thomas. El juez Douglas Gerlach negó el divorcio sobre la base de que Beatie no había demostrado que era un hombre cuando se casó en 2003, y por lo tanto no podía demostrar que él y su esposa eran una pareja heterosexual.

Sin embargo, en 2013 la Corte de Apelaciones de Arizona decidió por unanimidad que el divorcio podría proceder porque el matrimonio de Thomas Beatie 2003 en Hawai fue considerado legal en Arizona, y la pareja avanzó con su separación.

Cuatro años después, Thomas encontró el amor una vez más con una mujer llamada Amber Nicholas, que trabajaba en la escuela de sus hijos. La pareja se casó en 2016 y no descartan la posibilidad de tener bebés.