Kim Kardashian  se caracteriza por dejar a un lado su timidez y relucir sus curvas impresionantes en todo momento cuando pueda.

La estrella de 36 años de edad impresionó a todos con un traje negro de malla que no dejó nada a la imaginación en una visita en Nueva York, con un short corto de camuflaje muy elegante. Un atuendo que no cubrió su cuerpo y que dejó a que el tejido transparente pudiera relucir la belleza que la caracteriza.

Kim Kardashian nuevamente no deja nada a la imaginación

Con el fin de impresionar a todos sus fans la estrella logró ser en centro de atención dentro del escenario, por lo que nadie podía dejar de observar los atributos con una decolletage que sumergía su cuerpo con unas correas finas sobre sus hombros.

Su perfecto tono de piel dejaba deslumbrar su hermosura mientras caminaba por las calles de la Gran Manzana, quien además dejó a un lado el maquillaje exagerado para poder contar con un toque muy natural y solo con un poco de baya en sus labios. Además dejó que cabello dejara caer como una cascada en su espalda con tal de lograr un perfecto alisado en cada paso.

Completó su glamour con unos tacones abiertos de tacón alto y sin la presencia de accesorios, pues contaba con tonos retro. De igual forma su hermana menor Kendall Jenner hizo presencia con un vestido estampado floran con volantes, quién optó por unas botas altas negras, un collar elegante muy simple y unos lentes retro.