Lo sabemos: eres una persona generosa y desprendida que no duda ni un segundo en compartir cualquier cosa si alguien más lo necesita. De hecho, a veces compartir productos de higiene con amigos, familia o parejas es inevitable. Pero algunos de esos pequeños “objetos inofensivos” pueden ponerte en riesgo y causarte serios problemas de salud si los compartes.

Estos son algunos de los objetos que definitivamente jamás deberías compartir con nadie.

1. Maquillaje, brochas y delineadores

Todos los implementos de belleza están en contacto directo con la piel y por ello acumulan gérmenes y bacterias que pueden causarnos acné, infecciones y hongos.

 

2. Ropa interior y trajes de baño

Aunque parezca increíble, sí hay personas que prestan este tipo de prendas íntimas. Todos tenemos bacterias y microorganismos en la piel y los flujos que segregamos, por lo cual al compartir tus prendas, compartes riesgos de infecciones genitales y bacterias.

 

3. Audífonos

Las infecciones también pueden entrar por los oídos cuando éstos se van llenando de la suciedad de quien los porta. Lo recomendable es no prestarlos, pero si lo haces, procura desinfectarlos y limpiarlos antes de volver a usarlos.


4. Sandalias de baño

Las sandalias son un objeto muy personal que no se debe compartir con nadie, porque existe el riesgo de transmisión de hongos y bacterias de una persona a otra, así como pie de atleta, verrugas e incluso un hongo llamado molluscum, que causa puntos blancos parecidos al acné.

5. Aretes

A menos que se desinfecten antes, es mejor no compartirlos y aún así existe el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sanguínea.

6. Cepillo de dientes

Es frecuente entre parejas o padres e hijos prestarse el cepillo de dientes. La boca tiene gérmenes que probablemente no te hagan enfermar, pero las cerdas de los cepillos albergan sangre, bacterias y virus. La boca puede tener más de 600 bacterias, así que toma nota.

7. Lápiz labial

Los labios tienen una extensa red de vasos sanguíneos bajo la superficie, y las bacterias también se pueden compartir a través de las membranas de la boca e ir directo al torrente sanguíneo.

8. Desodorante

Se usa en unas de las áreas del cuerpo en la que más sudamos y que puede tener gérmenes, hongos y bacterias; una de las área que está más expuesta a las infecciones, especialmente en el caso de las mujeres que se depilan o rasuran.

9. Cremas en bote

Cada vez que alguien mete los dedos en una crema, contamina todo el frasco con sus bacterias, las cuales terminan en la piel de la próxima persona en usar el producto.

10. Pinzas para cejas

Parecen inofensivas, pero cuando usas pinzas existe la posibilidad de que puedas contraer una infección porque cuando extraes un vello muy enterrado entra en contacto con piel y a veces sangre. Son raros los casos pero existe el riesgo de contraer hepatitis C o VIH.

11. Corta uñas

Aún cuando parezca que ambas personas tienen uñas limpias y saludables, los corta uñas representan un riesgo porque son usados en lugares donde las bacterias se esconden como los dedos de los pies y manos.

12. Navajas, rastrillos y rasuradoras

Cuando te afeitas, el rastrillo colecta células muertas de la piel mezcladas con bacterias, por lo cual entre más personas lo usen, mayor es el riesgo de infección. Además también existe el riesgo de que al hacerlo, te cortes o lastimes, por lo que aumenta la probabilidad de enfermedades relacionadas con la sangre como la hepatitis y el VIH.

13. Esponjas de baño

Como nunca se secan realmente entre usos, es muy fácil para los hongos y virus de las células muertas crecer y multiplicarse y vivir en las fibras. Una esponja contaminada puede causar infecciones como acné, hongos en las uñas e incluso tiña.

14.- Toallas de baño y manos

¿Huele a viejo tu toalla? Eso es en realidad bacterias hongos y moho. Las toallas son un campo vivo de cultivo para gérmenes, especialmente cuando han estado colgando en un baño húmedo. Las toallas contaminadas pueden transmitir infecciones de hongos en la piel y la bacteria del acné.

15.- Jabón de tocador

Después de cada uso, el jabón de barra se cubre de microorganismos de tu piel, que van de los microbios inofensivos a patógenos graves que las personas pueden tener ni llegar a estar enfermas, incluso si es antibacterial. Si tienes que compartir, procura que sea jabón líquido.

Si el contenido de este post fue de tu agrado, no olvides darle lake y compartirlo