Ciertamente, uno de los grandes avances de nuestra civilización, es la libertad de ir y venir por la vida a nuestra manera.

Desde los años 60, esas libertades aumentaron mucho, cuando la gente comenzó a vestir como mejor le parecía, sin prestar atención a los conservadurismos de las generaciones anteriores.

Pero hay una cosa que se llama sentido del ridículo, que en nada limita los gustos estéticos de cada uno.

Las imágenes que vas a ver a continuación, demuestran que hay personas que carecen por completo de dicho sentido del ridículo y por eso no les importa salir a la calle de semejante guisa. ¡Mira y alucina!

AGHH!!! ¿Saldrías a la calle con algunos de estos modelitos?